Anuncios
NOTICIAS

Cassandra Brooks: “La ciencia se mueve más lento que el ritmo del cambio climático”


El rol de las Áreas Marinas Protegidas en la conservación de la biodiversidad y limitación de la actividad económica en Antártica es el tema que trajo a Punta Arenas a la reconocida científica marina como parte de los paneles del Congreso Futuro 2019 en Magallanes.

“Tendremos que actuar rápidamente y con más precaución, si queremos dar a la biota antártica la mejor oportunidad de prosperar”, señala Cassandra Brooks a horas de comenzar la cuarta edición del Congreso Futuro 2019 en Magallanes. La científica marina y comunicadora posee una amplia experiencia en el estudio de los impactos del cambio climático en la región polar.

Comenzó estudiando la vida de la merluza negra en la Antártica, curiosidad que la llevó a realizar su primera maestría en la Universidad Estatal de California trabajando conjuntamente en medios de comunicación y junto a su esposo, el reconocido fotógrafo John Weller en el proyecto Last Ocean llegando a producir un documental sobre el mar de Ross. Como académica en la Universidad de Colorado participa activamente en reuniones de política antártica, dedicando su tiempo también a la ciencia siempre con el objetivo en el continente blanco.

“El cambio climático está impulsando las fluctuaciones en la cobertura de hielo, los cambios en la distribución de la población y la disminución de la productividad primaria. Las disminuciones resultantes en el krill antártico dependiente del hielo, la base de la red alimentaria del Océano Austral, podrían llevar a cascadas en todo el ecosistema. Si bien hay tanta incertidumbre científica sobre cómo el cambio climático afectará exactamente a los ecosistemas antárticos, sabemos que está teniendo un impacto. Y la ciencia se mueve más lento que el ritmo del cambio. Tendremos que actuar rápidamente y con más precaución, si queremos dar a la biota antártica la mejor oportunidad de prosperar”, asegura Brooks.

Continúa diciendo la académica que “a medida que la vida en el Océano Austral lucha por adaptarse a un entorno cambiante, la presión pesquera aumenta. Las reducciones en el hielo marino alrededor de la Península Antártica occidental han permitido que los barcos que pescan kril invadan aún más los terrenos críticos de forrajeo de ballenas, focas y pingüinos que se alimentan de kril, lo que agrava los factores estresantes del cambio climático”.

Asegura Cassandra Brooks que el colapso de las poblaciones de peces en todo el mundo ha obligado a los barcos a pescar en aguas más profundas y remotas. “La Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCRVMA), el órgano de gobierno de 25 miembros que gestiona las aguas alrededor de la Antártida, está experimentando una creciente presión para aflojar su estricto enfoque de conservación”.

Aquí es donde las Áreas Marinas Protegidas (AMP), adquieren mayor relevancia. “Las AMPs limitan o prohíben las actividades humanas para garantizar la salud a largo plazo y el uso sostenible de nuestros océanos. Las AMPs pueden llevar a más y más peces, lo que beneficia a los pescadores, al mismo tiempo conserva la biodiversidad marina, pero para hacerlo, no necesitan tener zonas de pesca. También deben ser lo suficientemente grandes para proteger los rangos de los animales que viven allí. Si se diseñan bien, pueden incluso ayudar a la vida marina a construir resiliencia”, asegura Brooks.

Anuncios

Muchas gracias por comentar en @PrensaAntártica

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: