Anuncios
NOTICIAS

Columna de opinión: investigación a prueba de frío


El pasado verano, un grupo de investigadores nos embarcamos en una aventura digna de contar a nuestros descendientes: Viajamos al Continente Antártico. El lugar más aislado, frío, ventoso y prístino que existe en nuestro planeta. Para algunos, nuestra primera vez, para otros un viaje anhelado, pero antes ya realizado. Fuimos con una misión: recolectar el pez Harpagifer antarcticus para continuar desarrollando del Proyecto Fondecyt 11161094. Entre biólogos y ecólogos marinos, nos subimos al buque chileno “Aquiles”, con un viaje por delante de cuatro días, con el único panorama de contemplar el mar, en espera de ver –si somos suertudos- algún ejemplar de ballena.

Al llegar a nuestro destino, luego de sortear el Paso Drake, se realiza todo un despliegue de actividad por parte del personal de la armada del buque y de los logísticos del Instituto Antártico Chileno (INACH), porque no sólo nosotros debemos bajar a tierra, sino también nuestros equipos para poder trabajar. Esto, requiere tiempo, fuerza y coordinación, pero al ritmo de AC/DC con “Highway to Hell”, se logra y en poco tiempo ya estamos en tierra firme, sintiendo el frío, en el Islote Isabel Riquelme de la Rada Covadonga en el cabo Legoupil, específicamente en la Base Antártica Chilena “General Bernardo O’Higgins”.

Rodeados de Pingüinos Papúa (Pygoscelis papua), llegamos en plena época donde los polluelos están ad portas de aprender a nadar. Sorprende la cantidad que hay, un indicador positivo de que seres humanos y pingüinos pueden convivir. Entre bienvenidas nos invitan -el personal de la Base- a conocer lo que será nuestro hogar las próximas semanas, nos hablan de su historia, de sus funciones, nuestras responsabilidades y por, sobre todo, que en el continente de la Paz y la Ciencia, ellos harán todo lo posible para contribuir a nuestro trabajo.

Es así, como gracias a la cooperación de múltiples instituciones, con un trabajo humano y colaborativo formidable, con meses de preparación logística, estamos listos para comenzar el trabajo.

Lo primero que advertimos, es el clima, el viento principalmente, será un factor decisivo para cada jornada de trabajo. Los tres buzos de nuestro equipo, Yethro Henríquez, Carlos Álvarez y David Jofré, pondrán a prueba su capacidad física y emocional, no es menor bucear en estás gélidas aguas. Buscando el lugar idóneo en donde se podría encontrar nuestro pez, conocido por mimetizarse entre las rocas, recorremos las diferentes islas que rodean al islote. Tras varios intentos, labios azules y manos al borde del congelamiento, damos con el lugar adecuado, ¡bingo!, tenemos nuestro pececito, y de paso, un par de encuentros cercanos con una foca leopardo (Hydrurga leptonyx), curiosa quería saber que estaba pasando y que hacían estos tres buzos.

Entonces, una vez que tenemos el pez, pasamos a la siguiente etapa: Búsqueda de Macvicaria georgiana en H. antarcticus… Ustedes se preguntarán ¿Qué es Macvicaria? Es un género de endoparásito (que vive dentro del pez -endo-, por ejemplo, en los intestinos) de la subclase Digenea. Toda esta búsqueda, realizada por la Dra. Isabel Valdivia y quien les habla, se realiza en el laboratorio del INACH, implementado en la base O’Higgins. Vamos sacando nuestra lupa, pinzas y placas Petri, para indagar dentro del pez mientras está fresco (es más fácil y se ve todo el interior en colores), sacar el parásito y dejarlo en tubos eppendorf con alcohol, así se mantiene hasta que llegue a Punta Arenas, específicamente al Laboratorio de Genética y Genómica, del Centro Regional Fundación CEQUA, que es donde obtendremos el ADN de nuestro parásito y así continuar con nuestro estudio.

¿Conclusión? Hacer Ciencia, es la base para el desarrollo de una sociedad. Si no conocemos, no podemos proteger, preservar, incluso implementar medidas sobre alguna especie o recurso. Sobre viajar a la Antártica, un despliegue de colaboración y solidaridad (Armada, INACH, Fundación CEQUA, entre otros científicos) pocas veces visto, que se agradece y aprecia. Sobre estar en la Antártica, maravilloso. Llevar a cabo nuestra investigación, es un lugar de tan difícil acceso, viendo fauna y hasta flora, hielos, icebergs, el mismo cielo y el mar, de este ambiente único, no tiene precio.

Por Verónica Aros, investigadora Centro Regional Fundación CEQUA

Anuncios

Muchas gracias por comentar en @PrensaAntártica

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: