NOTICIAS

Nuevas técnicas de análisis permiten evidenciar especies de ballenas hasta ahora desconocidas


El avance de la tecnología se ha convertido en una eficaz herramienta para identificar especies de ballenas que hasta ahora eran desconocidas para el mundo científico. De ahí la importancia del fortalecimiento de las técnicas que utilizan los investigadores para abordar el desarrollo de estos animales que se desplazan por las aguas del mundo. El doctor Luis Pastene Pérez es un convencido de que hay que trabajar por seguir generando y mejorando los métodos que permitan ir avanzando en la obtención de datos que favorezcan el conocimiento y el quehacer investigativo.

“Estado actual de la caza de ballenas en el mundo y el papel de la Comisión Ballenera Internacional (CBI)” se denominó la charla presentada por el doctor Pastene en Inacap Punta Arenas, iniciativa convocada por el Centro Regional Fundación CEQUA.

Luis Pastene, chileno, biólogo marino de formación profesional que está radicado hace 24 años en Japón donde obtuvo su grado académico de doctor y se ha desarrollado como académico e investigador. Cuenta con una destacada trayectoria que le permitió convertirse en el representante del país nipón en la Comisión Ballenera Internacional y ser miembro de la Comisión para la Conservación de Recursos Marinos Antárticos (CCMALR). El doctor Pastene es investigador del Institute of Cetacean Research de Japón y desde 2008 integra el Consejo Asesor de Expertos Internacionales de Fundación CEQUA, específicamente el Laboratorio de Mamíferos Marinos de la Línea de Ecología de Ecosistemas Acuáticos.

Caza investigativa

A partir de su experiencia profesional, el doctor Pastene considera necesaria la caza investigativa de ballenas, ya que hasta ahora sólo con esa práctica se pueden obtener datos concretos, como por ejemplo la edad precisa de los ejemplares. Aunque menciona que hay técnicas no letales que están en desarrollo (de tipo molecular, sobre todo), que se están utilizando y que a futuro podrían entregar importantes datos sobre la especie.

En la Antártica, por ejemplo, se captura un número determinado mínimo de cetáceos establecido por la Comisión Ballenera Internacional, pero de especies que no presentan riesgo de desaparecer. El experto destaca que la mayoría de las especies se encuentra en buena situación y hay varias que se han recuperado, porque ya no existe la caza masiva que se apreció en épocas anteriores.

Entre las excepciones que presentan algún riesgo se encuentra la ballena Franca, en el Atlántico Norte, o la ballena Gris, en el Pacífico Norte entre Corea y Japón. Mientras la primera se ve afectada por eventuales choques con embarcaciones, la segunda sufre capturas accidentales por parte de las faenas pesqueras. “Esos son los datos más críticos”, advierte.

A nivel mundial hay cerca de 14 especies de ballenas de barba. En el caso de las ballenas dentadas, hay más de 80.

Entre las novedades que se aprecian, menciona que en los últimos años se han identificado nuevas especies. “En la actualidad hay muchos estudios genéticos de especies de odontocetos que podrían llevar a la discusión de que hay más especies. Se han descubierto nuevas especies en la actualidad porque anteriormente no teníamos los datos y la técnica para identificar especies o poblaciones diferentes. Ahora están las técnicas moleculares y de ADN que han hecho posible analizar estos datos antiguos, pero no es que la especie aparezca ahora sino que estaba, pero no se había descubierto porque no teníamos la tecnología que permitiera evidenciarlas”, refuerza.

Vínculo con Patagonia y Antártica

El doctor Pasteen destaca que las investigaciones sobre cetáceos permiten abordar los indicadores de cambio en el ecosistema mundial. “Es importante enfocar la investigación que se realiza en la Antártica sobre los cetáceos como indicadores de cambio en el ecosistema”, advierte.

Aunque vive en Japón, trata de viajar al menos una vez al año a Chile. La primera vez que visitó Punta Arenas fue en 2004 en un crucero de investigación de ballenas en la Patagonia, a bordo del yate Conos, en la isla Carlos III. En esa oportunidad se dio la invitación a través de los investigadores Anélido Aguayo y Paola Acuña. Después los viajes se intensificaron en su condición del grupo de cetólogos de la Patagonia y como asesor internacional de Fundación CEQUA.

Los estudios liderados por Pastene han permitido establecer que en la actualidad –y con la vigencia de la prohibición de caza de ballenas- se están recuperando las poblaciones de ballena Azul y de Aleta. Asimismo está disminuyendo el krill que estaba disponible como alimento para otras ballenas y otras especies, lo que se refleja en condiciones nutritivas y parámetros biológicos de los animales.

“¿Por qué es tan importante estudiar ballenas? Es importante ver qué está pasando con el ecosistema, aparte que hay países interesados en la caza de la ballena o la pesquería del krill. Pero también es relevante para los científicos ver cómo estos cambios están ocurriendo y cuáles son las fluctuaciones. Y para ello es importante tener datos en el tiempo”, afirmó.

El aporte de Fundación CEQUA

Esta realidad es también un indicativo del trabajo que deben seguir instituciones como el Centro Regional Fundación CEQUA, considerando que uno de sus temas de investigación corresponde a los cetáceos de la Patagonia. “Esa es una referencia muy importante. El mensaje principal es tener datos de largo tiempo sobre las especies. Japón tiene cerca de 30 años de información de una misma área (la parte este de la Antártica, ubicada al sur de Australia y Nueva Zelandia), por lo que se puede apreciar cuáles han sido las fluctuaciones y los cambios ocurridos”, dijo.

Señaló además que “es poco lo que se hace en Chile en general en investigación sobre cetáceos. Pero, en proporción, lo que hace el CEQUA en Punta Arenas es mucho. Con muy pocos recursos regionales, es mucho lo que hace el CEQUA con el apoyo de investigadores como Anelio Aguayo y Paola Acuña. Ahora hay un joven que está haciendo su doctorado (el magister en Ciencias Jorge Acevedo) y con él hemos trabajado mucho en los cetáceos de la Patagonia y tenemos muchas publicaciones”, manifestó.

El doctor Pastene recalcó que “es bastante lo que está haciendo el CEQUA si tú lo pones a nivel de Chile o al de Latinoamérica, porque hay muchas publicaciones que validan esto. Hay que incentivar las publicaciones. Chile no tiene interés en explotar la ballena como recurso de alimentación, pero sí lo puede utilizar como elemento que indica cambios en el ecosistema”.

La directora ejecutiva de Fundación CEQUA, doctora Paola Acuña, manifestó que la visita del doctor Luis Pastene siempre es una motivación para continuar impulsando el aporte de CEQUA en las investigaciones en cetáceos, entendida como un estudio de impacto global. “La motivación de Luis Pastene, la inspiración diaria del maestro Anelio Aguayo y el conocimiento de ambos, hacen que el semillero de mastozoólogos chilenos, particularmente quienes estamos establecidos en Magallanes, continuemos con más empeño nuestro trabajo de investigación. Frente a cada presentación de Luis la lección es clara: necesitamos crear conciencia de la importancia que tiene para las decisiones de políticas públicas, tratados internacionales, instrumentos legales de protección, conservación y manejo sustentable de los recursos naturales, en general, el tener bases de datos continuas en el tiempo y el análisis integrado de ellos. Este es una de los importantes aportes de CEQUA para la ciencia regional y nacional”, argumentó.

Muchas gracias por comentar en @PrensaAntártica

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: