Anuncios
NOTICIAS

“La necesidad del plan: desde el supermercado al éxito de la campaña científica en una servilleta”


Por Inti González, investigador Centro Regional Fundación CEQUA

Es muy difícil que vaya de compras sin una lista de supermercado, y no porque me guste sentarme a pensar en lo que debo comprar sino porque mi pareja conoce de mi actuar errático y la fragilidad de mi memoria al momento de enfrentar la polución visual de los pasillo del supermercado. Esta lista de productos es el mapa que guiara mis pasos por los minutos que pueden llegar a ser eternos dentro de ese “bello lugar”, me permite tomar decisiones de cuál será el mejor recorrido para optimizar tiempo y cumplir con mi cometido. Y darme cuenta al llegar a casa y abrir la bolsa de genero que olvide cosas esenciales y que puse cervezas demás.

El acto de realizar una lista de compras implica planificar y construir un plan, significa ponerse una meta (comprar productos), visualizar cual será la manera más eficiente y los recursos necesarios para lograrla, visualizar los imponderables y tener planes de contingencia (plan B) en caso de fallar el plan A.

Todo esto entre otras cosas permitirá, 1.- tener más probabilidades de éxito en el cometido propuesto (no puedo hablar de un logro asegurado porque tal vez hay supuesto que se escapan a nuestro control, para el ejemplo de la compra de supermercado no esté disponible el producto), 2.- reducir las posibilidades de sufrir daño físico o mental (por salir apurado y con un alto nivel de tensión al supermercado provocar o tener un accidente), 3.- con nuestra lista en mano y con la tranquilidad de tener todo bajo cierto nivel de control podemos incluso disfrutar el gastar dinero en el supermercado y por último 4.- en la medida que tenemos el escenario previsto y un plan de acción podemos optar por acciones que ayuden a cuidar nuestro ambiente, por ejemplo portar nuestras queridas bolsas de género, preferir ir a pie o bicicleta o darnos el tiempo por elegir productos que sean más amigable con el ambiente (que no tengan tantos envoltorios que terminan como basura).

Estos cuatro puntos anteriormente descritos y que reflejan alguna de las utilidades de planificar no están presentes tan solo al momento de ir al supermercado, podemos aplicarlo a muchos aspectos de nuestro día a día, es así que sentados en una mesa con el colega y amigo Charles Salame del Laboratorio de la Criosfera de FURG (Universidad federal de Rio Grande do Sul, Brasil), comenzamos a trazar, sobre una servilleta casi usada, ideas sobre nuestra próxima salida a terreno.

En una esquina de esa servilleta anotamos las palabras claves de cuáles serían nuestros objetivos y actividades a cumplir en terreno, luego apuntamos números que indican el número de días necesarios para cumplir con cada una de las actividades, en el borde arrugado y que va quedando libre de garabatos anotamos el material necesario para cumplir con los objetivos científicos y el equipamiento requerido para desenvolvernos y protegernos de las condiciones ambientales a las cuales estaremos expuestas, más una pensando en que estaremos en una zona remota y en pleno invierno. Una vez resuelto esto damos vuelta la servilleta y hacemos rápidamente una lista de acciones y equipamiento necesario para nuestra campaña a terreno. Victoriosos levantamos la servilleta, ¡tenemos un plan! Con objetivos, actividades recursos y materiales necesario, tiempos y responsables, visualizamos plan A y plan B.

Este plan está en ejecución, estamos en plena fase de preparación de lo que será nuestra salida a terreno, esta vez nos vamos a fiordo Cuevas, situado al final del fiordo Parry, con la intención de adquirir datos que permitan caracterizar la formación de hielo marino (agua salada y superficial congelada) y su tendencia, ¿cuáles son los factores de formación que influyen en la formación del hielo marino en los fiordos de cordillera de Darwin? Es una de las preguntas que nos hacemos.

Bueno para adquirir los datos y responder estas preguntas nos fijamos un plan, que no tan solo se hace para cumplir con el objetivo propuesto sino que lo hicimos pensando en nuestro autocuidado, respeto por el entorno y pasarlo bien, es decir cumplir con los cuatro beneficios que disfruto cada vez que voy al supermercado con una lista de compras. @prensaantartica

Anuncios

Muchas gracias por comentar en Prensa Antártica

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: