Anuncios
NOTICIAS

La “prístina” Región de Magallanes y Antártica Chilena a propósito del #Censo2017

"En nuestra región es común observar este tipo de paisajes que parecen nunca haber sido habitados, pero si afinamos un poco más lo sentidos y conocemos la historia de esta zona, gran parte de su territorio ha sido intervenido de alguna u otra manera", indica Macarena Fernández Génova, investigadora del Centro Regional Fundación Cequa.

Macarena Fernández Génova, investigadora Centro Regional Fundación CEQUA

¿Alguna vez ha escuchado que Magallanes es una región salvaje, que la Patagonia es prístina, o que sus paisajes son vírgenes y deshabitados?

Habitamos una región que en comparación a otras partes del mundo posee una densidad poblacional bastante baja de sólo 1,3 hab/km². La región Metropolitana en cambio cuenta con alrededor de 343 hab/km², liderando como la región con mayor densidad poblacional en Chile.

Esta particularidad de la Región de Magallanes y Antártica Chilena le ha permitido mantener ciertas características en el paisaje y en sus modos de habitarla. La accesibilidad de los lugares los convierte más propensos a ser moldeados o intervenidos, en especial por las acciones del hombre. Cuando dicha accesibilidad naturalmente es compleja estos lugares corren mejor suerte.

Debido a las particularidades geográficas asociada a condiciones ambientales complejas, nuestra región ha concentrado su población en sectores específicos propicios para el desarrollo urbano y rural. A pesar de que existen lugares más intervenidos que otros y que, si bien algunos ya no parecen ser como en sus orígenes, varios los han catalogado como vírgenes o prístinos. Lo prístino entendido desde la palabra wilderness en inglés, son aquellos paisajes que el hombre casi no los ha tocado. El origen deriva del noruego will (incontrolado) y deor (animal), evolucionando a su uso bíblico como “no cultivado” o traducido como salvaje.

Habitamos una región que en comparación a otras partes del mundo posee una densidad poblacional bastante baja de sólo 1,3 hab/km². La región Metropolitana en cambio cuenta con alrededor de 343 hab/km², liderando como la región con mayor densidad poblacional en Chile.

En nuestra región  es común observar este tipo de paisajes que parecen nunca haber sido habitados, pero si afinamos un poco más lo sentidos y conocemos la historia de esta zona, gran parte de su territorio ha sido intervenido de alguna u otra manera.

Lugares remotos que hoy en día no son muy concurridos, ya sea por su lejanía y/o difícil acceso, fueron habitados por grupos humanos en la época de colonización e incluso en los tiempos de las expediciones y exploraciones durante los siglo XVII, XVIII y XIX. La Paciencia, Bahía Orange, isla Lennox por ejemplo son sectores que tenían mayor concurrencia que en la actualidad. Por su parte las culturas autóctonas ya llevaban recorriendo la región por más de diez mil años, caracterizadas por ser nómades se movilizaban en grupos familiares pequeños y no pasaban tiempos muy prolongados en un solo lugar (meses, años). Aun así, regresaban al mismo lugar de manera recurrente, tal como lo demuestran los innumerables conchales distribuidos por las costas australes.

En nuestra región  es común observar este tipo de paisajes que parecen nunca haber sido habitados, pero si afinamos un poco más lo sentidos y conocemos la historia de esta zona, gran parte de su territorio ha sido intervenido de alguna u otra manera.

Cada cultura según su distribución geográfica y su manera de movilizarse (canoeros y/o terrestres) recorría el territorio constantemente lo que los hacía conocedores de sus parajes y naturaleza. Pues como sabemos eran culturas que por sus formas de vida y características demográficas, económicas, socioculturales no dejaron tantas huellas que puedan dar cuenta de grandes transformaciones al paisaje y/o sus efectos sobre el territorio. Sin embargo lo habitaron por sus distintos rincones.

Es así como nuestra región parece tan intocada, prístina, símil a ese tipo de paisajes que describe el antropólogo Joan Nogué como “paisajes desolados, que dejan sin embargo sus trazados a menudo poco visibles, pero latentes- en el territorio, de la misma forma que los han dejado históricamente las ruinas, una curiosa mezcla de naturaleza y cultura que nos recuerda la volatilidad del tiempo y la brevedad de la vida”.

El próximo 19 de abril se realizará en todo el país el Censo 2017, instrumento que nos revelará información respecto a las características de la población regional y nacional, datos que para nuestro Centro Regional Fundación CEQUA proporcionan importantes antecedentes demográficos, que muestran la evolución del “habitar” de nuestra región. Entre otras cosas sabremos, si hemos crecido en densidad poblacional. Sin embargo, aunque esta estadística llegue a aumentar, estamos lejos de alcanzar los índices de otras regiones. Gracias a ello aún tenemos la fortuna de poder decir que ¡vivimos en un lugar prístino, salvaje! @prensaantartica

Anuncios

Muchas gracias por comentar en Prensa Antártica

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: