NOTICIAS

Ciencias sociales en la investigación Antártica: ampliando el conocimiento en los estudiantes sobre este continente

Fotografía: INACH

Macarena Fernández, antropóloga del Centro Regional Fundación CEQUA

Las ciencias sociales abordan y estudian aspectos relacionados con dimensiones socioculturales que pueden abarcar desde procesos históricos, comportamientos de los seres humanos como también hechos, fenómenos y manifestaciones materiales e inmateriales de una sociedad.

El aporte de este tipo de investigaciones ha ido tomando cada vez más fuerza, transformándose en un pilar fundamental en los procesos educativos, tanto por sus metodologías y técnicas, como por su proceso analítico que permite integrar una visión holística de cómo nos observamos y comportamos. Frente a esto, la investigación social logra complementar enfoques cualitativos y cuantitativos que dan cuenta de una aproximación lo más profunda posible sobre lo que se estudia.

Taylor y Bodgan (1987) mencionan que las ciencias sociales permiten una “investigación que produce datos descriptivos: las propias palabras de las personas, habladas o escritas y la conducta observable”. Es un modo de encarar el mundo empírico e interpretarlo.

¿Pero en qué se relacionan las ciencias sociales con la Antártica?
En el marco del mes de la Antártica, se llevó a cabo en la ciudad de Punta Arenas, la XIII Feria Antártica Escolar (FAE) organizada por el Instituto Antártico Chileno (INACH), la cual desde el año 2004 ha incentivado a estudiantes de enseñanza media de todas las regiones de Chile a investigar en el ámbito científico temáticas antárticas. La feria es de carácter competitivo y los ganadores realizan una visita a este continente para conocerlo y exponer sobre el trabajo realizado. Durante meses estudiantes del todo país investigan, descubren y aprenden sobre este continente, lo que se proyecta a sus pares y cercanos que conviven en el proceso.

Estudiantes de Antofagasta, Iquique, Coquimbo, Concepción, Vallenar, La Unión, Santiago, Valdivia, Punta Arenas, entre otras localidades, fueron partícipes de esta iniciativa que permite el encuentro y la reflexión en torno a la ciencia y a la Antártica.

Lo interesante y novedoso de este 2016 es que se abrió una nueva categoría del concurso: investigación en ciencias sociales. De los 28 proyectos clasificados, 9 correspondieron a estas temáticas sorprendiendo la importante acogida que tuvo esta nueva línea. Estas iniciativas se orientaron principalmente en abordar aspectos relacionados al imaginario social y colectivo que se tiene sobre la Antártica, al proceso histórico de la Antártica chilena, al posicionamiento identitario de este continente en estudiantes y reconocer características psicológicas y adaptativas que deben enfrentar quienes allí habitan.

El proyecto presentado por las alumnas Francisca Cruz y Monserrat Moncada del The Giant School de Antofagasta se centró en identificar el imaginario colectivo antártico que se vislumbra a nivel nacional. Aplicaron encuestas en todas las regiones, enfocándose en alumnos de enseñanza básica y media, en padres y apoderados del establecimiento y personas ligadas a la educación superior. También realizaron entrevistas. Destaca que las zonas norte y sur del país son las que poseen mayor cercanía y conocimiento en aspectos antárticos.

Los estudiantes de Ovalle, Alberto Reyes y Juan Guerrera a través de revisión bibliográfica de documentos y memorias presidenciales realizan un análisis comparativo de cómo el imaginario que se ha construido desde el Estado se modifica según los intereses y contextos sociopolíticos de la época. Los alumnos del establecimiento Cristóbal Colón de Conchalí, Matías Paredes y Nicolás Soto, a partir de dibujos y encuestas identificaron el imaginario presente en los alumnos y profesores de su establecimiento describiendo la poca identidad y conocimiento sobre la Antártica.

En consecuencia esta línea investigativa ha aportado antecedentes para analizar dimensiones socioculturales respecto a la Antártica permitiendo motivar la investigación en otras áreas diferentes a las enfocadas en ciencias naturales – la que ha caracterizado los estudios antárticos. He aquí el rol de las ciencias sociales como aporte educativo y de pertenencia. Previo a sus investigaciones, los estudiantes sabían poco sobre la Antártica. La mayoría creía que sus habitantes vivían en iglú y que existían los osos polares, lo que fue refutado a través de este proceso.

Profesionales del Centro Regional Fundación, Cequa fueron parte del grupo de evaluadores multidisciplinario que compartió con los estudiantes este acercamiento hacia la Antártica. Destaca la motivación a nivel nacional de aprender sobre este continente incógnito. Se valora que sea la investigación la herramienta que facilita este proceso de apropiación.

En este sentido, la FAE permite generar espacios de diálogo y reflexión sobre cómo se percibe y se reconoce la Antártica en Chile. Permite compartir miradas e impresiones antárticas entre alumnos. Esperamos ver cómo evoluciona esta línea de investigación en las próximas versiones de la feria. Este abanico de nuevas temáticas y oportunidades de investigación permiten vincular distintos intereses de la comunidad aportando a la configuración de un imaginario real antártico. @prensaantartica

Muchas gracias por comentar en @PrensaAntártica

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: