Anuncios
NOTICIAS

Manejo de Recursos Naturales: un desafío permanente para nuestra sociedad


Germaynee Vela-Ruiz, Investigadora Centro Regional Fundación CEQUA

Una de las premisas básicas del manejo de recursos naturales es comprender el impacto que genera el uso humano sobre éstos, especialmente cuándo corresponden a bienes comunes.  En estos casos de “propiedad compartida y de libre acceso” se observa que el uso que genera la población humana, en continuo crecimiento, siempre será mayor a la capacidad de recuperación natural de los recursos naturales, provocando daños ambientales y sociales difíciles de revertir. Este dilema fue reportado en 1968 por el investigador estadounidense Garret Hardin, en un artículo publicado en la revista Science llamado “La Tragedia de los Comunes” (“The Tragedy of the Commons”), donde ejemplifica como en un predio ganadero de libre acceso cada granjero busca optimizar sus ganancias individuales aumentando el número de cabezas de ganado, lo que conlleva finalmente a la degradación de la pradera, y por ende a un impacto individual y colectivo.

Esta situación hipotética es similar a la ocurrida en Chile en los años 80 con la famosa “fiebre del loco”, que incluso llevó a crear una película, y que hace referencia a la masiva migración de pescadores que llegó al sur de Chile atraídos por el mercado de los recursos bentónicos. La excesiva extracción del loco (Concholepas concholepas), sin mayores regulaciones llevó a colapsar la pesquería de este recurso y generó la necesidad de aplicar posteriormente diversas medidas de manejo tales como prohibiciones a su extracción a través de vedas biológicas y extractivas con el fin de mantener el recurso en el tiempo. Hoy en día es uno de los principales cultivos de las áreas de manejo y explotación de los recursos bentónicos (AMERB), las cuales han sido otorgadas a organizaciones de pescadores artesanales a lo largo del país.

Otro ejemplo clásico de propiedad común y de acceso libre son las áreas protegidas, tales como parques nacionales, parques marinos y reservas nacionales. En términos generales, estas áreas son sinónimo de naturaleza con condiciones extraordinarias para la actividad turística relacionada con el medio ambiente, por su biodiversidad, ecosistemas con reducida intervención antrópica, paisajes únicos, y recursos naturales y culturales de alto valor para la sociedad. Hoy en día, la tendencia internacional muestra un aumento sostenido en las tasas de visitación a las áreas protegidas, situación que ofrece oportunidades únicas para el desarrollo de las comunidades aledañas, los territorios y para fortalecer la vinculación de los habitantes y visitantes con su patrimonio natural y cultural.

Sin embargo, la literatura científica internacional reconoce que altas tasas de visitación en áreas protegidas, sin medidas de manejo adecuadas, genera efectos negativos en el medio natural, tales como la compactación y erosión del suelo, pisoteo de vegetación, perturbación de la fauna, degradación de los ecosistemas y contaminación de los recursos. Asimismo se ha documentado que el aumento de visitantes genera impactos en la calidad de la experiencia, debido a las aglomeraciones y conflictos que se producen, así como por el deterioro estético que se genera en los recursos.

Para hacer frente a estos problemas se han desarrollado diversas metodologías a nivel mundial, las cuales en términos generales buscan definir el nivel y uso recreacional que puede establecerse sin traspasar los niveles que se definan como «aceptables» de daño sobre los recursos ambientales y la calidad de la experiencia de los visitantes. Estos niveles dependerán directamente de la cantidad y tipo de manejo que es posible realizar en el área protegida, factor clave y que debería determinar la forma y niveles de visitación factibles de manejar y controlar al interior de las áreas protegidas.

Algunas de las metodologías más utilizadas internacionalmente en la actualidad son el Manejo Adaptativo, el Límite de Cambio Aceptable, el Rango de Oportunidades Recreacionales para Visitantes en Áreas Protegidas y la Capacidad de Carga Turística. El Sistema de Manejo de Visitantes (SIMAVIS) desarrollado en el Parque Nacional Galápagos por la Universidad San Francisco de Quito, es uno de los enfoques que destaca en los últimos años por integrar las diferentes metodologías mencionadas anteriormente en una propuesta que permite planificar de forma integral el turismo en las áreas protegidas acorde a sus objetivos de conservación, la experiencia de los visitantes y la capacidad de manejo.

El Centro Regional Fundación CEQUA hoy trabaja directamente sobre la planificación del turismo en las áreas silvestres protegidas de nuestra Región, generando una metodología basada en SIMAVIS pero adaptada a la realidad nacional, que pretende ayudar a compatibilizar la conservación de la biodiversidad y el desarrollo del turismo. Es así como estamos trabajando en el desarrollo de un Sistema de Manejo de Visitantes para el Parque Nacional Torres del Paine junto a CONAF Magallanes y Estancia Cerro Paine. Este trabajo, que está siendo apoyado por Innova Corfo está levantando desde la experiencia regional lineamientos que puedan ser replicados en otras áreas protegidas de la Región y del país en general, haciendo ciencia local de impacto nacional. @prensaantartica

 

Anuncios

1 Trackback / Pingback

  1. Manejo de Recursos Naturales: un desafío permanente para nuestra sociedad | Cultivando Patria

Muchas gracias por comentar en Prensa Antártica

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: